CIT UPC ante los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS)

Los objetivos de desarrollo sostenible han venido para quedarse. Desde su aprobación, en 2015 por las Naciones Unidas, los 17 ejes sobre los que giran se han incorporado a las políticas de los principales Estados del planeta, pero también los asumen las administraciones regionales y locales, las empresas, las universidades y las entidades sin ánimo de lucro.

Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030

Las fundaciones no están al margen de este movimiento mundial que pone en marcha el talento, la capacidad, los recursos y el conocimiento de millones de personas para erradicar la pobreza, preservar el planeta y garantizar la prosperidad de todos los que vivimos en él.

Se equivocan quienes piensen que se trata de una acción de marketing para aplacar conciencias y completar la agenda social y verde de los gobiernos, precisamente porque su desarrollo trasciende a estos. Los objetivos apuntan a problemas globales sobre los que hay consenso: cuestiones relativas a la salud, la ecología, la gestión de recursos, la generación y distribución de energía y el desarrollo de las ciudades, entre otros.

Ninguna organización entre cuyos fines se encuentre contribuir al desarrollo a través de la eficiencia y la sostenibilidad puede no involucrarse en un proyecto de este tipo. Menos aún si su actividad principal está relacionada con la innovación tecnológica.

La investigación aplicada a la energía y el medioambiente, las TIC, la producción, los materiales y la salud son las principales áreas en las que trabajan los investigadores de la UPC. Los resultados que consiguen tienen un impacto directo en su entorno a través de las empresas con las que colaboran, pero también con las entidades públicas y del tercer sector que forman parte del ecosistema que rodea a la universidad.

Proyectos como la modelización del transporte urbano de Barcelona se alinean con el objetivo de lograr ciudades más sostenibles.  La mejora del rendimiento de las turbinas hidráulicas tiene un impacto directo en el consumo de energía. Para garantizar las sostenibilidad de los mares, los océanos y sus recursos desarrollamos sistemas innovadores de depuración de aguas, y contribuimos a la lucha mundial contra el Alzheimer aplicando la inteligencia artificial en su identificación temprana. Son sólo algunos ejemplos de proyectos recientes.

Estamos orgullosos de formar parte de un reto global que va mucho más allá del óptimo desempeño de nuestro trabajo. Tenemos una vocación internacional que nos conecta con organizaciones y profesionales de todo el mundo. Y algunos de nuestros proyectos se implementan en países en los que la tecnología es la llave del cambio económico, ecológico y social.

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible son una necesidad, y también una oportunidad para aplicar a todo lo que hacemos los elementos de sostenibilidad, igualdad, inclusividad y salud que forman parte de ellos. Se trata de contribuir al bienestar general en todo el proceso, porque sería imposible, o difícilmente defendible, lograr esos objetivos a través de actividades que no respetaran los principios en los que se basan.

Hoy, 1 de octubre, Día Europeo de las Fundaciones, es un buen momento para contarlo y renovar nuestro esfuerzo y compromiso para alcanzar esos objetivos en 2030. Nos va el futuro en ello.