Archivo de la categoría: Sin categoría

Entrevistamos a José Antonio Tornero. Doctor en Ingeniería, profesor de la UPC e investigador en INTEXTER

“El papel de INTEXTER en el desarrollo de la biomembrana antitumoral de Ceobitex ha sido clave”

 “Somos el único grupo de investigación que ha llegado a la fase clínica con una membrana implantable fabricada con nanofibras”

“En INTEXTER tenemos una amplia experiencia en desarrollar nanofibras con aplicaciones biomédicas”

La noticia de que el Hospital Sant Joan de Déu ha implantado con éxito una biomembrana antitumoral en un paciente pone de relevancia el papel de los centros tecnológicos en el desarrollo de proyectos de I+D, en este caso el del Instituto de Investigación Textil y de Cooperación Industrial de Terrassa (INTEXTER), que lleva trabajando en el apartado tecnológico del proyecto desde 2010. José Antonio Tornero, uno de los artífices del éxito, explica cómo funciona el dispositivo y el protagonismo del centro en su desarrollo.

Un paciente con sarcoma de partes blandas ha sido operado con éxito en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. En la intervención, los cirujanos le implantaron una biomembrana antitumoral cuya función es asegurar que la zona de la que se extrae el tumor quede libre de células malignas. El dispositivo libera un fármaco muy potente que no es soluble en el agua, y por lo tanto difícil de administrar, en zonas muy localizadas, y lo hace sin provocar los efectos secundarios de las técnicas habituales, quimioterapia y radioterapia. Una vez cumplida su misión, la biomembrana se degrada y desaparece de manera natural. 

¿Cómo empezó la colaboración de INTEXTER en este proyecto?

En 2010 Joan Beltrán, fundador y CEO de la empresa Cebiotex, se puso en contacto con nosotros al conocer que teníamos experiencia en trabajar con nanofibras. Había empezado a colaborar con el Hospital Sant Joan de Déu y necesitaban un socio tecnológico para poner en marcha su proyecto. En 2012 creo la empresa, que se constituye como una spin-off de la UPC y del hospital, y comenzamos a hacer avances y registrar las primeras patentes.

¿Cuáles han sido los retos principales tecnológicos del proyecto?

Han sido dos: por un lado, desarrollar una tecnología capaz de crear una matriz tridimensional, lo que hace posible que el fármaco antitumoral se enrede entre las nanofibras. Se trata de una técnica que ahora mismo no existe en el mercado. Y por otro lado, hacer todo eso superando los estándares sanitarios, para obtener la acreditación del regulador, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS). Entre 2015 y 2019 desarrollamos la fase preclínica, y a comienzos de este año conseguimos la autorización para empezar los ensayos clínicos.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

La membrana, al distribuir un producto quimiotérapico, se regula como un dispositivo farmacéutico, por lo que tiene que pasar por los requisitos más altos de seguridad para poder producirse. Hemos iniciado la fase clínica 2a, probando la dosis y evaluando los efectos tóxicos en 21 pacientes, y después abordaremos la 2b, analizando la eficacia de la biomembrana. Si las superamos quedará la fase 3, en la que se valoran los efectos secundarios minoritarios y la interacción con otros fármacos.

¿Por qué se ha elegido el sarcoma de partes blandas para emplear esta nueva tecnología?

Por la probabilidad de que el dispositivo sea eficaz, que es muy alta, y por la posibilidad de poder medir los resultados más rápidamente. El fármaco que libera la biomembrana, el SN38, es extremadamente potente en determinadas líneas celulares tumorales, pero no es soluble en agua, por lo que no se pueda administrar por métodos tradicionales. Potencialmente, nuestro sistema podría aplicarse a varios tipos de cáncer, como los de páncreas, colon y mama.

¿Cuántas personas de INTEXTER han participado en el proyecto?

La base del trabajo ha recaído en el Laboratorio de Sistemas, en el que nos dedicamos al desarrollo de equipos de manufactura y de productos. Hemos participado cuatro investigadores de manera permanente, a los que hay que sumar otros cuatro que han colaborado puntualmente y algunos más de otros laboratorios del centro.

¿El ámbito sanitario es importante en INTEXTER?

Desde luego. Además de lo que se hace en el textil tradicional, trabajamos en un sector que se ha convertido en transversal, aportando soluciones en áreas como la automoción, la seguridad, y desde luego el biosanitario, a través del uso de fibras y nanofibras. Tenemos una amplia experiencia en el desarrollo de nanofibras con aplicaciones biomédicas.

El perfil de los investigadores que aporta INTEXTER a este proyecto es el de ingenieros ¿Os sentís cómodos trabajando en un área como la salud?

Sí. Para un ingeniero participar en un proyecto de este tipo, que contribuye directamente a salvar vidas, es muy gratificante y estimulante. De hecho, somos el único grupo de investigación que ha llegado a la fase clínica con una membrana implantable fabricada con nanofibras, a pesar de que es una tecnología que cuenta con un recorrido importante. Y precisamente nuestras habilidades como ingenieros han hecho posible que la parte tecnológica haya podido dar respuesta a lo que plantean los bioquímicos.

Evaluando el proyecto en su conjunto ¿El papel de INTEXTER ha sido determinante?

Así lo creo. El éxito se basa en el trabajo conjunto de las tres partes, la biosanitaria, que aporta el Sant Joan de Déu, la de Cebiotex, que incorpora el criterio y la mecánica empresarial, y la tecnológica de nuestro centro. Pero sí, podemos decir que el papel de INTEXTER en el desarrollo de la biomembrana antitumoral ha sido clave.

¿Qué falta para que la membrana acabe llegando al mercado?

Debemos terminar la fase regulatoria, para la que necesitamos recursos. En concreto, 1’6 millones de euros para superar la fase 2a. Una parte de ese dinero lo van a aportar los socios de la empresa, y se van a solicitar algunas ayudas públicas, pero se precisan aportaciones de pequeños inversores y donantes. Para eso ha abierto una ronda de financiación, que incluye una campaña de crowdfunding ya activa en la web de Cebiotex.