Archivo de la etiqueta: I+D

Internacionalizar la innovación

La internacionalización y la innovación forman un binomio sobre el que se asienta el crecimiento de la mayoría de empresas de éxito. La globalización económica está empujando a todos los actores del sistema productivo a extender su actividad en nuevos ámbitos, creando alianzas transnacionales y ofreciendo posibilidades para explotar sus ventajas competitivas en nuevos mercados.

En esos procesos se hacen indispensables los acuerdos y las alianzas, a las que es preciso dedicar recursos que permitan, entre otras cosas, la localización de socios, la negociación y el correcto desarrollo de los convenios.

El concepto de innovación abierta, del que hemos hablado en una entrada anterior, apunta en la misma dirección, como ha puesto de manifiesto Henry W. Chesbrough en su libro del mismo título: “En muchas industrias actuales, la lógica que respalda una estrategia de I+D centralizada y orientada internamente se ha vuelto obsoleta. El conocimiento útil se encuentra disperso entre muchas industrias, y las ideas deben ser utilizadas con prontitud si uno no desea perderlas”.

Para una multinacional o una gran empresa que opera en mercados globales, la innovación internacionalizada forma parte de su propia filosofía de trabajo. Pero ¿qué ocurre con las pequeñas y medianas empresas?

Existen fórmulas para facilitar el acceso de las pymes a esta realidad global desde iniciativas de organismos propios como el ICEX, el CDTI, las Cámaras de Comercio, entre ellas la Cambra de Comerç de Barcelona, y de agencias como ACCIÓ. Las oportunidades pueden surgir a través de procesos más cotidianos, como la presencia y asistencia a ferias sectoriales, la participación en misiones comerciales, la información especializada en prensa o los contactos surgidos a través de proveedores, distribuidores y clientes.

Hace unos días CIT UPC ha tenido la oportunidad de participar en un evento organizado por FEDIT y el ICEX con esta orientación: la Jornada Tecnológica España-Perú,Cooperación para la Innovación en energía, sostenibilidad, y recuperación y comercialización de residuos industriales”,celebrada en Lima el 2 de diciembre. Allí pudimos presentar a empresas peruanas del sector de la energía, el medio ambiente, la sostenibilidad y el cambio climático, algunas de nuestras capacidades en estos ámbitos. Gestión y tratamiento del agua, sistemas para la reducción de los costes energéticos de los procesos industriales y tecnologías relacionadas con la acústica y la vibración, fueron algunos de los desarrollos tecnológicos y proyectos que presentamos.

FotorCreated4

La experiencia ha resultado muy positiva porque existen oportunidades reales de colaboración y de puesta en valor de nuestras potencialidades tecnológicas en mercados con un alto grado de expansión, en el que las empresas locales necesitan adquirir tecnologías innovadoras con las que hacer frente a nuevos requerimientos y resolver los retos asociados al crecimiento, pero también a nuevas normativas, a demandas más complejas y costosas, y a la competencia de otras empresas que cuentan con ventajas competitivas.

Para un centro tecnológico como CIT UPC, la perspectiva de poder contribuir a través de la innovación al desarrollo de países en crecimiento como Perú es un reto que pasa también no sólo por la colaboración con las empresas, sino también con los centros tecnológicos, universidades y centros de investigación peruanos para sumar esfuerzos y establecer vínculos estables empresa-universidad en los que todos ganemos.

Es un reto y una oportunidad, y al igual que ocurre en el terreno empresarial, la internacionalización nos aporta nuevos espacios de crecimiento y de mejora, donde el conocimiento y su transferencia multiplican su valor y contribuyen a expandir los valores en los que se basa nuestra actividad: la eficiencia y la sostenibilidad.

Las fundaciones y la innovación

Publicado en Innovadores de El Mundo el 01 de octubre de 2014

La gestión de la innovación, tanto en el sector público, como en el privado, ha experimentado un importante desarrollo. En tres décadas hemos pasado de sistemas poco flexibles, bastante cerrados y con procesos administrativos que no facilitaban la transferencia del conocimiento, a un modelo de innovación abierta, en el que grupos y departamentos de investigación ponen su conocimiento y sus capacidades a favor del sector productivo. En ese proceso han jugado un papel destacado las fundaciones.

El rol de las fundaciones, y más concretamente de las universitarias, va más allá de la gestión de la actividad filantrópica y la captación de recursos, que ha sido uno de sus campos de actuación. Las fundaciones han aportado al sistema de innovación nuevas herramientas, que van desde gestionar la transferencia de productos y servicios innovadores hasta construir el sistema de relación con el sector productivo en ámbitos diversos, desde la formación especializada a la participación en proyectos internacionales o la puesta en marcha de estructuras colaborativas, como los parques científicos y tecnológicos, los clústers o las plataformas tecnológicas, entre otras.shutterstock_198169034

Esa labor de interfaz es fundamental cuando quienes generan la tecnología no cuentan, en muchas ocasiones, con mecanismos ágiles y flexibles para trasladarla a las empresas y, en sentido inverso, sirven como enlace entre éstas y el entorno académico y de investigación. Por eso, no resulta extraño que el 90% de las entidades que desarrollan su labor en el ámbito de la I+D cuenten, al menos, con una fundación en su estructura.

Hace unas semanas el Instituto de Análisis Estratégico de Fundaciones publicaba los datos del sector fundacional en los años de crisis. Para mantener su actividad, las fundaciones han desinvertido, reduciendo activos, y han aumentado el gasto total, lo que ha permitido incrementar el número de beneficiarios directos netos de sus actuaciones. La guinda del pastel la ponen los empleos generados, que han crecido en casi 15.000 efectivos desde el 2008 al 2012, lo que supone un incremento del 8% en un momento económicamente complejo.

Para seguir colaborando con la recuperación económica y el crecimiento, las fundaciones precisamos de la puesta en marcha de mejoras en el marco jurídico que animen -como la propuesta de reglamento del Estatuto de Fundación Europea- y agilicen la participación empresarial en actividades y proyectos de I+D y, no menos importante, que hagan más atractivo el mecenazgo para conseguir aportar más recursos al sistema de ciencia, tecnología e innovación. Por nuestra parte, es decir, por parte de las fundaciones, el esfuerzo debe focalizarse, además de en reforzar nuestra labor, en la mejora de la comunicación que hacemos de nuestras actividades y servicios y, en resumen, de nuestras capacidades para convertir el conocimiento en innovación.

En ese sentido, el papel de los medios de comunicación está cobrando mayor importancia, al tiempo que los canales directos de relación con el entorno y a la sociedad, como webs, blogs, redes sociales, etc. facilitan la difusión de nuestras potencialidades.

El día 1 de octubre se conmemora el Día Europeo de las Fundaciones y los Donantes, por segundo año consecutivo. Este es pues un magnífico momento para dar a conocer nuestro papel en el engranaje de la I+D y para mejorar la relación universidad empresa, en beneficio de todos.

Susana Sánchez Galve
Directora de la Fundación Centro de Innovación y Tecnología
de la Universitat Politècnica de Catalunya·BarcelonaTech
(CIT UPC)