Archivo de la etiqueta: CREB UPC

ABLE: Un exoesqueleto robótico para personas con lesión medular

Seguramente conoces o has conocido alguna persona que ha sufrido una lesión medular. Desgraciadamente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año en todo el mundo entre 250.000 y 500.000 personas sufren un traumatismo de este tipo. La lesión medular conlleva complicaciones secundarias, como la diabetes o la osteoporosis, implica elevados costes económicos para el paciente y complica su inclusión social y laboral. Las personas que han sufrido una lesión medular podrían caminar de forma autónoma si dispusieran de un exoesqueleto robótico para asistir de forma externa el movimiento de las piernas anulado por la lesión. Sin embargo, la mayoría de los exoesqueletos que están actualmente en el mercado tienen un coste económico elevado, son difíciles de manejar y no están adaptados al paciente. Esto dificulta que las personas afectadas los puedan adquirir, y en la práctica sólo se encuentran en hospitales y grandes centros de rehabilitación.

Exosquelet-ABLE-BIOMEC-web

Exoesqueleto ABLE

El exoesqueleto ABLE (Assistive BioRobotics Low-cost Exoskeleton), diseñado y desarrollado por el Laboratorio de Ingeniería Biomecánica (BIOMEC) de la UPC, que pertenece al Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica (CREB), representa un cambio de paradigma respecto a la tecnología actual. Este dispositivo es más económico, ligero e intuitivo, y se personaliza a la capacidad funcional del paciente. Su diseño parte de soportes pasivos, que se fabrican en la ortopedia y que ya tienen la mayoría de pacientes, y se les añade sólo los mecanismos y sensores esenciales para facilitar la recuperación funcional de la marcha. Concretamente, el dispositivo está formado por tres componentes modulares: un sistema de actuación en la rodilla que hace la función de músculo artificial, un sensor situado en la zona de la tibia que detecta la intención del usuario, y una mochila que contiene la electrónica y una batería.

Leer más:

“Luz, más luz”

Las últimas palabras que supuestamente pronunció uno de los padres del romanticismo, el alemán Goethe, me permiten introducir uno de los trabajos en los que he participado como investigadora del Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica de la Universitat Politècnica de Catalunya (CREB, CIT UPC).

Iluminar un quirófano es algo complejo, y parece razonable que así sea. Pero los cirujanos demandan mejoras no solo en su instrumental y en las técnicas que utilizan, sino en los espacios donde tiene lugar su trabajo.

Retrat-Alicia-Casal

Alicia Casals, CREB UPC

Movido por esa necesidad, el doctor Enric Laporte, un destacado cirujano con un sobresaliente historial de más de 20 años en varios hospitales de Cataluña, se dirigió a los investigadores de CREB para plantearnos un reto: ¿Seríamos capaces de crear un sistema que mejorara la instalación lumínica de los quirófanos de aquel momento?

Se trataba de trabajar en un nuevo sistema más eficiente a partir ciertos requerimientos que nos planteaba el cirujano. Hacían falta distintos tipos de luces, que pudieran enfocar a diferentes puntos en cada momento, con capacidad para adaptarse a las necesidades en la mesa de operaciones de manera que se iluminara en cada momento la zona de interés y con la intensidad necesaria, y que pudieran utilizarse de forma sencilla…

Seguir leyendo: