Archivo de la etiqueta: Barcelona

Energía para un futuro mejor

La energía es un elemento estratégico en todo proceso productivo. Desde que el carbón alimentara las calderas de la primera revolución industrial, hace 200 años, la producción, el uso y distribución de las distintas energías han sido clave para el crecimiento de la economía (y también de sus vaivenes, como ocurrió con la crisis del petróleo de 1973).

Se trata de una cuestión de interés global. Por ello todos los países dedican importantes recursos a la investigación y el desarrollo en materia energética, con el objetivo de obtener nuevas fuentes de producción, mejorar su almacenamiento, la optimización de su uso o su transmisión y conversión.

CHxGR2xWUAAUnXv

De izquierda a derecha: PepMartorell (DG Recerca Generalitat de Catalunya), Enric Fossas (rector de la UPC), and Jordi Bosch (director Fund. B-TEC).

En ese contexto, hoy jueves 18 de junio Barcelona acoge la Global Energy Challenges Conference, en su décima edición, un encuentro internacional que reúne a expertos de universidades y centros de investigación junto a empresas, para debatir sobre aspectos como la energía fotovoltaica, la electroquímica y el cambio climático, entre otros. Profesores e investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la Comisión Francesa de Energías Alternativas y Energía Atómica (CEA) compartirán sus conocimientos y perspectivas con colegas de la Universitat Politècnica de Catalunya – Barcelona Tech y la Universidad de Barcelona, en sesiones abiertas que tienen lugar en el Auditorio de de la Torre Telefónica de Barcelona a lo largo de todo el día.

La importancia de nuevos desarrollos tecnológicos en el sector energético son clave, porque sus resultados afectan a todo el planeta. Por eso la colaboración es fundamental, y esa es la razón de que sean necesarios encuentros como este, en los que debatir y proponer alternativas de manera abierta y con una visión global.

CHxISF9WEAANglR

Jessika Trancik, Professor at MIT, Energy Studies in the Engineering Systems Division.

En CIT UPC dedicamos una parte importante de nuestros recursos a la investigación en tecnologías de la energía y el medio ambiente. Una parte del trabajo de los más de 500 investigadores y tecnólogos se dedica a desarrollar nuevos productos y servicios para la optimización del consumo, almacenamiento, análisis y supervisión de equipos e instalaciones, entre otras actividades. Pero también nos ocupamos del impacto de esos procesos en su entorno, investigando aspectos relativos a la contaminación ambiental y la seguridad de todos los procesos.

Sobre las capacidades tecnológicas de CIT UPC en materia de energía:

http://cit.upc.edu/es/tecnologias/tecnologia/6/tecnologias_de_la_energia_y_el_medio_ambiente.

Barcelona: Primera capital europea de la Innovación: ¿por qué y para qué?

Barcelona acaba de ser reconocida como capital europea de la innovación. La ciudad logró el respaldo mayoritario en la Innovation Convention que se celebró en Bruselas, y se impuso a las candidaturas finalistas de Grenoble y Groningen. A diferencia de éstas, que propusieron planteamientos temáticos, el plan de Barcelona es integral, y presenta la innovación como un eje de desarrollo transversal que implica a universidades, centros de investigación, empresas, organismos públicos, y por supuesto a los ciudadanos.

IMG_8378

Para determinar la elección, en cuya fase inicial participaron 57 ciudades, se tuvieron en cuenta aspectos como los proyectos de Open Data puestos en marcha desde las instituciones, organismos públicos y empresas privadas; las iniciativas de crecimiento sostenible vinculadas al uso de vehículos ecológicos; el ahorro de energía y alumbrado eficiente; el desarrollo de las TIC a distintos niveles para mejorar la comunicación y  el trabajo conjunto de las distintas entidades que participan en las actividades vinculadas a la innovación.

Como resumió la comisaria europea de Investigación, Innovación y Ciencia, Máire Geoghean-Quinn, “Barcelona is a deserving winner of the first iCapital award, for its dedication to using new technology for the benefit of its inhabitants. Still, there were many other great initiatives and proposals, and I want cities and regions to join together and share their experiences. Outstanding initiatives at the local level will contribute to keep turning the European Union into an Innovation Union”.

El galardón llega justo un mes después de que la ciudad haya acogido, de nuevo con un monumental éxito, una edición más del Mobile World Congress. Las imágenes de decenas de miles de personas de cientos de países participando en uno de los eventos globales más importantes del ámbito de las TIC a buen seguro que habrá ayudado.

Junto con el título, la ciudad recibe 500.000 euros para ser invertidos en políticas de innovación. Pero al margen de eso ¿qué supone para Barcelona, sus ciudadanos y las organizaciones que participan de la actividad innovadora este reconocimiento?

La innovación es una actividad estratégica en todos los países industrializados. De su desarrollo dependen una buena parte de los parámetros que determinan el bienestar de los ciudadanos: la productividad, la creación de trabajo estable y bien remunerado, el aumento del valor añadido de la actividad industrial, la diversificación de la producción, la creación de nuevos mercados, la generación e implementación de nuevos sistemas tecnológicos que favorecen la movilidad y las comunicaciones, y el fortalecimiento de las organizaciones que generan el conocimiento y actúan como motores de transmisión hacia el sector productivo, como las universidades y los centros tecnológicos.

Para quienes formamos parte de la ecuación de la I+D en Barcelona y su entorno, el premio hace posible que los ojos de todo el continente se vuelvan hacia nuestro trabajo y nuestro potencial. Es un estímulo y un motivo de orgullo, pero sobre todo es una oportunidad, que debemos aprovechar, para reforzar nuestra capacidad de internacionalización.

El reto ahora es aprovechar esa icapitalidad para emprender nuevos proyectos con empresas y entidades de otros países, atendiendo a mercados con los que nuestra relación aún es reducida, dando a conocer el potencial de nuestros investigadores y tecnólogos, participando en proyectos más ambiciosos, y optando a colaborar con multinacionales que aún no tienen una relación empresarial con nuestra ciudad.

Para los ciudadanos, la vida en una capital de la innovación debe servir para disfrutar de nuevos y más potentes servicios que hagan más fácil su vida y su trabajo: mejores comunicaciones, servicios energéticos más eficientes y nuevas oportunidades de desarrollo profesional y personal.

Por eso felicitamos a Barcelona y a los barceloneses, nos felicitamos nosotros también y ponemos la actividad y la capacidad de CIT UPC y de quienes aquí trabajamos, al servicio de este proyecto. Y de los que vengan.