Eficacia tecnológica para tratar la incontinencia urinaria

DSC_0049_retocada

Dr. Miguel Ángel Mañanas y Dr. Juan José Ramos.

Casi un tercio de las mujeres sufren incontinencia urinaria en algún momento de su vida. Puede aparecer a cualquier edad en menor o mayor grado, debido a diversas causas. Muchas mujeres no son conscientes de que padecen una enfermedad; la normalizan o no saben que tiene cura. Si no se trata, acaba por condicionar el día a día y afecta la calidad de vida en muchos aspectos.

En el proyecto WOMEN-UP, liderado por la UPC, estamos desarrollando una tecnología que mejore el tratamiento de esta enfermedad tan común. La primera recomendación en la mayoría de casos de incontinencia de esfuerzo y mixta es el entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico. Siguiendo un plan de ejercicios específicos, a veces combinados con algunos cambios de hábitos, se mejora notablemente y hasta puede curarse la incontinencia. La tasa de curación es del 70%, siempre que se hagan bien los ejercicios. Es la terapia más barata y se puede hacer en casa. Sin embargo, requiere constancia por parte de la paciente y un plan de ejercicios personalizado. Para que sea eficaz, es importante que un profesional adapte el plan a cada paciente y evalúe su progreso. Para asegurar que los ejercicios se realizan correctamente usan dispositivos y software de biofeedback, que mediante una sonda vaginal con sensores recoge datos sobre las contracciones de los músculos involucrados.


En el mercado hay dispositivos que permiten seguir un plan de ejercicios en casa y que pretenden hacerlos más atractivos. La mayoría se componen de una sonda vaginal conectada a un dispositivo que guía durante la sesión de entrenamiento y valora el desempeño alcanzado. Algunos incorporan juegos simples para darle un contenido lúdico a los ejercicios. Están pensados para que las mujeres autogestionen su incontinencia sin tener que acudir constantemente al terapeuta, pero no tienen garantías sin supervisión.

DSC_0064_retocada

Dispositivo diseñado en el proyecto WOMEN UP.

La solución en la que estamos trabajando desde WOMEN-UP integra todas las innovaciones hasta el momento y va más allá, sumando biofeedback, supervisión remota y motivación para ser más eficiente y reducir en gran medida las listas de espera y el coste que genera la atención a largo plazo. El sistema se compone de tres elementos: una aplicación con juegos para móvil, unos dispositivos inalámbricos que captan las contracciones musculares que son enviadas al móvil, y una plataforma web que registra los datos y la progresión del tratamiento. Incluye un cinturón con sensores para recoger la actividad abdominal, además de la del suelo pélvico que recoge la sonda vaginal, para poder determinar que la paciente contrae los músculos requeridos para la correcta realización de los ejercicios.

Probablemente lo que es más atractivo para la paciente es que en los ejercicios se utilicen los llamados “juegos serios”, es decir, juegos diseñados para un propósito principal distinto al de la pura diversión. La aplicación dispone de juegos que guían a la paciente durante cada sesión, le ofrece resultados en tiempo real y le permite contactar con su terapeuta si lo necesita gracias a su conexión con la plataforma web que almacena y presenta los datos. En la plataforma el terapeuta consulta la información telemáticamente para hacer el seguimiento y programar ejercicios personalizados.

Desde finales de 2016 hasta febrero de 2017 hemos realizado en la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Clínico un ensayo técnico con 11 pacientes en coordinación con 10 más en Kuopio University Hospital (Finlandia), usando el primer prototipo del sistema. Las pacientes declaran sentirse mucho más motivadas a hacer el entrenamiento que antes, lo que significa más posibilidades de éxito en el tratamiento.

DSC_0045_retocada

.

El ensayo clínico comenzará a partir del próximo mes de septiembre con un grupo de 300 voluntarias con incontinencia urinaria, usando el segundo prototipo mejorado y sin cables. Participarán el Hospital Clínico, el Academic Medical Center de Amsterdam y el Kuopio University Hospital. El llamamiento para captar voluntarias que quieran participar ya ha comenzado a través de la página web www.stopui.com. Buscamos 110 voluntarias en Barcelona, 110 en Amsterdam y 80 en Finlandia, una muestra amplia y variada que permita tener en cuenta las valoraciones de pacientes, médicos y enfermeras.

WOMEN-UP es el primer proyecto de esta magnitud enfocado al tratamiento de esta enfermedad y cuenta con la financiación de la Comisión Europea dentro del programa Horizon2020. Está en marcha desde febrero de 2015 y finalizará en julio de 2018, cuando será comercializado por una empresa del consorcio. El coste total es de 3,5 millones de euros, de los cuales la Unión Europea financia más de 3,2.

Ocho entidades de siete países de la UE trabajan también en el proyecto: los socios españoles UPC y Fundación Privada Clínic para la Investigación Biomédica; la empresa Mega Electronics Ltd. y el Kuopio University Hospital de Finlandia; el Academic Medical Center, de Amsterdam; la asociación médica European Urogynaecological Association; la universidad rumana Babes-Bolyai University; y la empresa suiza YouRehab Ltd.

Dr. Miguel Ángel Mañanas, coordinador de WOMEN-UP y Dr. Juan José Ramos, coordinador científico de WOMEN-UP, investigadores del Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica (CREB UPC)

21 Visitas totales: 1 Visitas hoy:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *