Archivo por meses: junio 2014

La importancia de la colaboración en los procesos de
innovación

La relación entre los centros de investigación y de tecnología y las empresas es una de las claves en los procesos de innovación industrial. Se trata de un vínculo complejo que no se genera de forma natural ni espontánea, y que requiere de esfuerzos por ambas partes para establecer un marco de colaboración que sea efectivo, ágil, seguro y que genere beneficios para todos.

El Massachusetts Institute of Technology (MIT) lleva más de 60 años organizando esa relación entre sus centros y el sector productivo a través del Programa de colaboración industrial, ILP es su acrónimo en inglés, que facilita ese nexo con más de 200 empresas e instituciones de todo el mundo (24 de ellas en España). A través de un programa de actividades anual y de la acción de los 45 miembros de su staff, el MIT genera un marco conjunto de trabajo en torno a temas concretos en los que sus socios tienen un especial interés por focalizar el esfuerzo investigador: energía, electrónica, medio ambiente, transporte, nanotecnología…

El Centro de Innovación y Tecnología de la Universitat Politècnica de Catalunya (CIT UPC) forma parte del Programa ILP. Es una magnífica oportunidad para potenciar la oferta innovadora de la mano de reconocidos expertos, de participar en actividades e iniciativas a nivel global en colaboración con empresas y organismos del máximo nivel, y nos permite impulsar esa política de colaboración entre la ciencia, el conocimiento y la tecnología, y las empresas, en nuestro entorno más cercano.

composicion

Este tipo de colaboraciones abren grandes posibilidades a ambas partes. Para un gigante global como el MIT supone reforzar su liderazgo internacional, y le da la posibilidad de participar de los debates regionales, a los que pueden aportar valor. Desde nuestra perspectiva, participar en un proyecto transnacional supone multiplicar las oportunidades de nuestros investigadores a nuevos proyectos y retos tecnológicos, allí donde se produzcan.

En este contexto, y por noveno año consecutivo, hace una semana celebramos la Global Energy Challenges Conference, co-organizada por el MIT, el Institut de Recerca de Energia de Catalunya, la Fundación b_TEC y la Fundación CIT UPC.

Este evento es un foro temático sobre energía el que participan investigadores y expertos de varios países, que tienen la oportunidad de debatir y analizar problemas comunes con sus homólogos locales y empresas del sector, en un evento de carácter ejecutivo y abierto a la participación. La reunión se llevó a cabo en el auditórium de la Torre Telefónica Diagonal 00, con la participación de profesionales de más de 11 países y la presentación de proyectos innovadores sobre producción, gestión y consumo de la energía. Y fue un éxito.

Frente al concepto tradicional de que la innovación es un proceso ajeno a la cooperación, en el que el temor a perder el conocimiento hace difícil la alianza con otras organizaciones del mismo sector, en CIT UPC volcamos nuestros esfuerzos en la colaboración con otras organizaciones y entidades que nos permiten alcanzar más y mejores objetivos, a desarrollar soluciones innovadoras y ponerlas al servicio del sector productivo. No puede ser de otra forma, ya que los Centros de investigación de CIT UPC trabajan con más de 900 empresas y hemos desarrollado proyectos en más de 60 países.

La innovación no se concibe si no es en un marco de cooperación en el que todos los agentes implicados en el proceso participen y aporten valor. Ese es el objeto de nuestra colaboración con el MIT, y con todos aquellos que quieran crecer y ser más fuertes a través de la tecnología y de su desarrollo.

Las tecnologías del habla y del lenguaje

Las novelas y películas futuristas han sido siempre una fuente de inspiración para los que trabajamos en el desarrollo de tecnología. El ordenador HAL de 2001: Una odisea del espacio es la referencia clásica de las denominadas tecnologías del habla y del lenguaje, desarrolladas para facilitar y humanizar la comunicación entre el hombre y las máquinas.

talp_ejemplo

Hoy en día ya no es necesario recurrir a la ciencia ficción para explicar las posibilidades que ofrecen estas tecnologías. Aplicaciones tan populares como Siri, el asistente personal de la empresa Apple, usa las tecnologías del habla y del lenguaje para comunicarse de forma oral con los usuarios dando respuesta a sus preguntas, ofreciendo recomendaciones y ejecutando acciones. Pero aún se pretende llegar más lejos para conseguir que las máquinas entiendan, no sólo las palabras, sino toda la información adicional que hay en la voz: quién habla, su edad, su personalidad, su acento, su estado de ánimo, su satisfacción con el servicio, etc., y que además luego sepan utilizar esta información para responder de forma más adecuada, por ejemplo con grado correcto de formalidad en el lenguaje o de emotividad en la voz.

TALP UPC (Centro de Tecnologías y Aplicaciones del Lenguaje y del Habla, miembro de CIT UPC) lleva más de 25 años desarrollando tecnología del habla y del lenguaje, y colaborando con las empresas para convertir estas tecnologías en soluciones.

En aplicaciones como la automatización y mejora de los centros de atención telefónica, la tecnología del habla permite entender y responder las preguntas más habituales de los clientes, como la consulta del saldo de una cuenta bancaria. Pero incluso cuando las conversaciones son entre personas, la tecnología del habla y del lenguaje nos permite no sólo transcribir la conversación, sino analizarla para obtener un resumen o para evaluar, por ejemplo, el grado de satisfacción del cliente o su desagrado en función del tono de voz.
El subtitulado de películas o programas de televisión es otra de las aplicaciones reales donde se utiliza la tecnología desarrollada en el TALP. En cadenas de televisión como TV3 es necesario subtitular decenas de programas cada día, algunos de ellos en directo, y el uso de la tecnología del habla ha sido la clave para poder seguir ofreciendo subtítulos de calidad con un coste menor.
Otra aplicación importante de estas tecnologías es la traducción automática de voz o de texto. TALP UPC ha participado en varios proyectos europeos de I+D en traducción automática, y participa habitualmente, con buenos resultados, en evaluaciones competitivas de la calidad de los sistemas desarrollados.

De cara al futuro, el cine nos sirve de nuevo para encontrar un referente con la reciente película Her, donde el asistente personal por voz es capaz de captar y transmitir emociones. Para ofrecer mejores resultados y ofrecer soluciones innovadoras en todos los ámbitos, los sistemas de reconocimiento del habla de los próximos años deberán ir más allá de las palabras y captar también toda la información paralingüística posible. El análisis de los sentimientos y las emociones en el habla y en el lenguaje es un tema de investigación en alza, así como la generación de voz y texto más expresivos.

Otra aplicación relacionada, que ya se está empezando a utilizar de forma habitual por las empresas, es el análisis automatizado de opiniones. Esta tecnología de procesado del lenguaje natural se ha convertido en una de las mejores herramientas para extraer información de los millones de mensajes intercambiados diariamente en las redes sociales y medios de comunicación, para de esta manera, poder realizar un seguimiento de la presencia, la imagen y la reputación de la empresa.

Dr. José Adrián Rodríguez Fonollosa

Investigador en el Centro de Tecnologías y Aplicaciones del Lenguaje y del Habla (TALP UPC) y ganador del 1st Prize GE Flight Quest 2 de General Electric (2014)