Archivo por meses: diciembre 2013

CIT UPC: Balance del año que termina y retos para el futuro

Diciembre suele ser un mes de balances. Es un buen momento para echar la vista atrás, ver el camino andado, coger impulso y prepararse para dar otro salto al año que va a comenzar.

La actual coyuntura no es sencilla para nadie y exige implicarse con mayor intensidad en aquello en lo que uno cree. El éxito requiere tenacidad, perseverancia, trabajo y creatividad. Para CIT UPC 2013 ha sido un buen año y creemos que nuestros resultados han sido positivos en diversos ámbitos.

Los Centros miembros de CIT UPC han generado numerosos desarrollos tecnológicos útiles, por ejemplo, para el sector biosanitario, como el sistema de electroporación de cultivos celulares, el biofeedback para la rehabilitación del suelo pélvico o la nueva técnica para suturas de colon.

Hemos acercado a las empresas tecnologías como un sistema gestor de grandes volúmenes de datos para la detección de potenciales amenazas en las organizaciones, un dispositivo para la detección de contaminantes en suelos, un equipo de modelización de desprendimientos de tierra, o un sensor inteligente para la detección de fallos en maquinaria industrial, entre otros.

Cerramos 2013 con un buen número de proyectos en los que hemos dado respuesta a los retos tecnológicos y de innovación planteados por las empresas. Así ha ocurrido en la mejora de las turbinas-bomba para la empresa alemana Voith Hydro GmbH & Co, el desarrollo del prototipo de un sistema de autodiagnóstico para los enfermos de litiasis renal para Devicare o la suspensión semi-activa de altas prestaciones para vehículos pesados desarrollada para la empresa Gutmar.

Hemos participado en diferentes ferias y congresos, desde el Mobile World Congress, BIO International Convention, el European Data Forum, la VIII Conferencia del MIT o Smart City Expo, por citar algunos, con el objetivo de acercar el potencial de los Centros miembros de CIT UPC a empresas y organizaciones. En todas las actividades que hemos organizado, y en las que hemos estado presentes, tratamos, de forma sistemática, de dar a conocer nuestro conocimiento, los resultados y la tecnología disponibles a todos aquellos que buscan en la innovación una oportunidad para mejorar y crecer.

Han sido doce meses intensos, en los que también colaboramos actividades más institucionales, como la coordinación técnica de la Cátedra SEAT en la UPC, la constitución de la Cátedra Manel Xifra Boada, acciones con las que la Universidad establece una cooperación empresa-universidad a largo plazo, de intercambio, colaboración y beneficio mutuo.

Nos hemos implicado también a nivel internacional participando en actividades del Centro Europeo de Fundaciones, ASTP y EARTO, así como adhiriéndonos a la Carta Europea del Investigador como muestra explícita de nuestro compromiso con la I+D.

Cerramos el año y abordamos el 2014, en el que celebraremos nuestro tercer aniversario, con más proyectos, abiertos a nuevas colaboraciones y el mismo objetivo marcado en 2010: acercar la capacidad de investigación de la Universitat Politècnica de Catalunya a las empresas.
A ello dedicaremos el conocimiento, los recursos y la ilusión de más de 400 profesionales.

_MG_6815
Technology made real

¡Feliz año nuevo!

Spin-Offs universitarias: del mito a la realidad

Seguramente, el concepto que cuesta más explicar fuera del entorno de la transferencia de tecnología, dentro y fuera de la universidad, es el concepto de las spin-offs vinculadas a los centros de investigación. El repertorio clásico de preguntas y comentarios que aparece cuando el tema entra en la conversación suele incluir variantes de “¿Por qué los funcionarios crean empresas?”, “¿Es legal?”, “Es injusto que las spin-offs dejen ganar a los investigadores mucho dinero”, o más elaboradas como “Las spin-offs se llevan el conocimiento y el capital humano de los centros”. Desde CD6, centro miembro de CIT UPC, tenemos una visión diferente.

Las spin-offs que yo conozco son -muy mayoritariamente en la UPC y fuera de ésta, y sabiendo que hay excepciones al modelo- un acto ejemplar de responsabilidad social por parte de investigadores valientes. Gente que no tiene suficiente con escribir artículos con fondos públicos para I+D. Que orienta sus desarrollos a necesidades de mercado. Que desarrolla tecnologías y capacidades que, de manera intencionada o por pura casualidad, dan solución a un problema real hasta el punto de que alguien -interno o externo al equipo investigador- pone dinero de los ahorros personales para llevarlo al mercado y venderlo, siendo consciente de que la probabilidad de perder dinero es muy alta. Que quiere transferir la tecnología desarrollada con conocimiento de causa desde la capacidad tecnológica. Que devuelve a la sociedad, vía impuestos y empleos, todo el dinero que se nos da para hacer investigación. Que permite mantener en la proximidad de los centros investigadores a técnicos formados con capacidades muy específicas y valiosas que, de otra manera, deberían buscarse trabajos a los que normalmente aportarían un valor muy por debajo de su capacidad. En cuanto al tema de ganar más dinero, la experiencia nos dice que, para ser suaves, habría que dejarlo como hipótesis preliminar optimista.

Equipo comercializado por Visiometrics, spin-off surgida de CD6 UPC

Equipo comercializado por Visiometrics, spin-off surgida de CD6 UPC

Aún así, desde CD6 llevamos constituidas desde 2003, hasta ahora, 10 compañías diferentes, lo que promedia una por año. Desde tecnologías relacionadas con el deporte hasta la electrónica de control de motores. Cada una tiene su historia diferente y singular. Algunas son impulsadas por  investigadores  senior y otras por los más jóvenes. Algunas son puramente spin-offs (surgidas del conocimiento generado por la investigación del centro), y otras start-up (que parten del conocimiento acumulado en el centro en el desarrollo de proyectos). Algunas ya han cerrado, otras acaban de comenzar, y unas cuantas están consolidadas. Pocas, por desgracia, generan a su vez nuevas spin-off, por ejemplo para abordar mercados específicos, o para aliarse con socios estratégicos separando tecnologías. Y todas juntas, a lo largo del 2012 generaron 6 millones de euros de facturación y crearon 32 puestos de trabajo, accediendo a 19 países desde el conocimiento y la investigación tecnológica, y  retornando a la sociedad los recursos que nos han permitido trabajar desarrollando las tecnologías que ahora intentamos llevar al mercado.

Y lo mejor es que hemos descubierto que, lejos de vaciar el centro de actividad y contenido, lo llenan. Los investigadores implicados crecen personal y profesionalmente, tenga o no éxito el proyecto. Acceden a mercados internacionales a través de distribuidores a los que nunca habríamos accedido como CD6. Nos mantienen cerca del mercado, nos ayudan a definir la estrategia del centro y a detectar oportunidades y desarrollarlas. Captan y retienen talento. Nos posicionan en entornos empresariales que nos permiten conseguir nuevos proyectos y orientar el negocio de manera global. En algunos casos, acaban contratando con nosotros parte de su actividad de I+D a través de relaciones que de manera natural son a largo plazo y dan estabilidad al centro.

A CD6, pues, la generación de compañías nos ha permitido generar lo que ahora llaman un entorno emprendedor, que hemos conseguido completar con un clúster temático, el SECPhO. El entorno se realimenta y crece alrededor del centro, lo diferencia y prestigia, y cada entidad establece relaciones de tipos diversos con las otras. Falta camino, sobre todo en cuanto al reconocimiento del esfuerzo que hacen los emprendedores, y seguramente en cuanto a la sistematización del proceso, copiando modelos de éxito externos. Pero, con el tiempo, hemos descubierto que esto del emprendimiento es un virus que se contagia…

Santiago Royo
Director
Centro de Desarrollo de Sensores, Instrumentación y Sistemas (CD6) Centro Miembro de CIT UPC