Cómo está contribuyendo CIT UPC a mejorar la transferencia de tecnología en Europa

El conocimiento científico desarrollado en universidades y organizaciones de investigación juega un papel clave en el progreso de nuestra sociedad. Facilita la creación de nuevas oportunidades de negocio que contribuyen a crear bienestar para los ciudadanos europeos. Pero, aunque la calidad de nuestra ciencia es excelente, a veces los procesos relacionados con la transferencia de tecnología desde la universidad hacia la industria no son óptimos. A menudo nos encontramos con innumerables barreras, impedimentos y cuellos de botella que impiden que la sociedad pueda beneficiarse del impacto positivo de este conocimiento.

El proyecto Science2Society

CIT UPC colabora desde principios de 2016 en Science2Society, un proyecto europeo de 3 años de duración que contribuirá a resolver este problema. El objetivo último del proyecto es mejorar la eficiencia del sistema europeo de innovación mediante la elaboración de buenas prácticas sobre la transferencia de tecnología, elaborando y difundiendo información para que los agentes implicados puedan optimizar estos procesos. El proyecto está formado por 18 socios entre los que destacan grandes empresas como FIATAtos o CA Technologies, y entidades de investigación europeas de referencia como KU LeuvenKarlsruhe Institute of TechnologyAalto University o Fraunhofer.

Los resultados del proyecto se lograrán a través del análisis en profundidad de 7 pilotos de transferencia de tecnología en los que interactúan la universidad, la industria y la sociedad. A través de estos 7 casos prácticos, se combinarán experiencias reales de los profesionales de la ciencia y de la industria con marcos teóricos, identificando posibles mejoras mediante el uso de metodologías como el design thinking, la reingeniería de procesos o la gestión del cambio:

fotoBlog

.

El papel de CIT UPC

CIT UPC lidera el piloto de Co-location conjuntamente con la empresa CA Technologies. La University Industry Demonstration Parntership define un proceso de co-location como «La integración deliberada de personal de la industria y la universidad en un espacio dedicado con costes compartidos para realizar una investigación colaborativa o independiente, con el propósito estratégico de fomentar el intercambio de ideas mediante la reducción de las barreras culturales y comunicativas que se dan al estar ubicados en diferentes instalaciones.»

Tras varios años de colaboración con la UPC, la empresa CA Technologies decidió abrir en 2011 su R&D Lab europeo en el Campus Nord de la UPC, un exitoso proceso de co-location que continúa a día de hoy, y que estamos utilizando como base para el análisis de nuestro piloto. Mano a mano con la empresa, CIT UPC está mapeando los procesos particulares de transferencia de tecnología que se dan en el marco de un esquema de co-location, identificando buenas prácticas, cuellos de botellas y sus posibles soluciones. El resultado final será compartido con todos aquellos actores potencialmente interesados en iniciar esquemas similares en el futuro, un resultado que estará disponible a finales del año 2018.

¿En qué fase se encuentra el proyecto?

Todos los pilotos están en fase de ejecución, y se espera que algunos de ellos ofrezcan ya resultados preliminares durante el primer semestre del año que viene. Mientras tanto, el proyecto ha elaborado algunos resultados intermedios útiles para la comunidad interesada en los procesos de transferencia de tecnología.

El proyecto ha editado recientemente un Catálogo de Buenas Prácticas en Innovación Abierta a partir de quince experiencias reales de colaboración entre ciencia e industria. Asimismo, se ha elaborado una gran base de datos que recogerá información relativa a los diferentes enfoques de transferencia de tecnología universidad-empresa. La base de datos permanecerá pública y accesible para su consulta, y se irá actualizando de forma permanente.

¿Cómo puedo formar parte de Science2Society?

Desde Science2Society estamos abiertos a colaborar con cualquier organización que quiera dialogar y compartir sus propias experiencias con el proyecto. A cambio, estas organizaciones recibirán información de primera mano del proyecto, así como visibilidad a nivel europeo.

fotoBlog2

.

Este espíritu de colaboración ha de sentar las bases para la creación de la futura Learning & Implementation Alliance, la plataforma para el benchmarking de procesos de transferencia de tecnología en Europa.

A través del proyecto Science2Society, CIT UPC se está posicionado como un actor de referencia a nivel europeo. Tu organización también puede participar activamente en este proceso, ¿te unes?

CIT UPC

ABLE: Un exoesqueleto robótico para personas con lesión medular

Seguramente conoces o has conocido alguna persona que ha sufrido una lesión medular. Desgraciadamente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año en todo el mundo entre 250.000 y 500.000 personas sufren un traumatismo de este tipo. La lesión medular conlleva complicaciones secundarias, como la diabetes o la osteoporosis, implica elevados costes económicos para el paciente y complica su inclusión social y laboral. Las personas que han sufrido una lesión medular podrían caminar de forma autónoma si dispusieran de un exoesqueleto robótico para asistir de forma externa el movimiento de las piernas anulado por la lesión. Sin embargo, la mayoría de los exoesqueletos que están actualmente en el mercado tienen un coste económico elevado, son difíciles de manejar y no están adaptados al paciente. Esto dificulta que las personas afectadas los puedan adquirir, y en la práctica sólo se encuentran en hospitales y grandes centros de rehabilitación.

Exosquelet-ABLE-BIOMEC-web

Exoesqueleto ABLE

El exoesqueleto ABLE (Assistive BioRobotics Low-cost Exoskeleton), diseñado y desarrollado por el Laboratorio de Ingeniería Biomecánica (BIOMEC) de la UPC, que pertenece al Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica (CREB), representa un cambio de paradigma respecto a la tecnología actual. Este dispositivo es más económico, ligero e intuitivo, y se personaliza a la capacidad funcional del paciente. Su diseño parte de soportes pasivos, que se fabrican en la ortopedia y que ya tienen la mayoría de pacientes, y se les añade sólo los mecanismos y sensores esenciales para facilitar la recuperación funcional de la marcha. Concretamente, el dispositivo está formado por tres componentes modulares: un sistema de actuación en la rodilla que hace la función de músculo artificial, un sensor situado en la zona de la tibia que detecta la intención del usuario, y una mochila que contiene la electrónica y una batería.

Leer más: